Wednesday, December 12, 2007

Respuestas a la violencia escolar

30-noviembre-2007 / Editorial de El Nuevo Día

La violencia en las escuelas del País no es un fenómeno nuevo, pero ahora, a causa de la colocación en Internet de las imágenes de peleas entre estudiantes, el problema ha cobrado otro giro: el de la indolente contemplación pasiva de la violencia.

Esta nueva e indignante evolución de los incidentes de violencia en nuestras escuelas es algo que nadie en Puerto Rico debe tolerar. El problema de la violencia en las escuelas no es para verlo pasar sin hacer nada. Hay que enfrentarlo activamente mediante la puesta en práctica de iniciativas que disuadan esa cultura violenta.

De inmediato, para atender el problema de la colocación de videos de peleas entre estudiantes en Internet, el secretario de Educación, Rafael Aragunde, ha dicho que emitirá una circular para hacer hincapié en la prohibición del uso de teléfonos celulares y otros equipos electrónicos en los predios escolares.


Esta determinación vendrá apenas a reducir un aspecto del problema, el de la grabación de las peleas, pero no a erradicar la violencia en las aulas. Porque, según coinciden expertos, las políticas de cero tolerancia y de mayor rigor disciplinario son un buen comienzo para el corto plazo, pero a largo plazo, el problema requiere soluciones diferentes.


Una de las principales de ellas es que nuestros niños y jóvenes aprendan a manifestar su desacuerdo, discutir o resolver disputas sin recurrir a las agresiones físicas o verbales.


Así lo ha hecho una docena de adolescentes de la Escuela Intermedia Las Américas, de Puerto Nuevo, quienes cansados de las peleas en su centro de estudio, han formado un comité de mediación escolar como forma de resolver los conflictos en el plantel.


El razonamiento detrás de la metodología que utilizan estos estudiantes es relativamente sencillo: si aprenden a controlar sus impulsos y a pensar antes de actuar, esto ayuda a mejorar el clima escolar y ofrece un espacio para escuchar las preocupaciones de los jóvenes.


Hay dos aspectos sumamente importantes que se destacan de esta excelente iniciativa. El primero de ellos es que son los propios jóvenes quienes han decidido hacerle frente al problema mediante el diálogo y la promoción de herramientas para fortalecer la convivencia interna y la formación en la resolución pacífica de los conflictos.


Se trata de un encomiable impulso de estos estudiantes quienes merecen todo el apoyo de la comunidad, no sólo de la escolar, para lograr que sus gestiones sean fructíferas y exitosas en la formación de un ambiente de tolerancia y paz.


En segundo lugar, destaca el hecho de que esta iniciativa, que se extiende a otras nueve escuelas públicas, nace de talleres del Programa de Mediación Escolar del Sindicato Puertorriqueño de Trabajadores y viene respaldada por la Fundación Comunitaria de Puerto Rico.


Se trata de dos organizaciones ajenas a la burocracia del Departamento de Educación sin otro interés dentro del sistema que el de desarrollar programas especiales orientados a la comunidad escolar que contribuyan a apoyar a los profesores, padres y alumnos a combatir la violencia en todas sus manifestaciones.


Ciertamente, como país necesitamos de muchos proyectos como éste porque no podemos seguir con la mentalidad de que el Gobierno tiene que resolverlo todo.


Tenemos que estar claros de que la escuela forma, pero que la familia educa y para atender el problema de la violencia escolar los distintos agentes sociales deben actuar en coordinación.

1 comment:

miriam elena said...

hola, me parece destacable esta iniciativa. si son tan generosos podrían comentarme en qué consisten las actividades del programa y cómo funciona. en salta, argentina, estamos sufriendo demasiado este flagelo y todavía no hay políticas concretas ni proyectos claros para abordarlo. muchas gracias y mucho éxito.